Pirañaconda

Cuando una película se llama "Pirañaconda" lo primero que se le viene a la cabeza a uno es: ¿Esto que puñetas es? Al darle a play, descubre el misterio y comienza a arrepentirse de haberse sentado a verla.
Sin embargo, por extraño que parezca, a medida que avanza la cinta te vas dando cuenta de que al menos, es divertida. Comienzo.

Una selva, unos investigadores, una extraña criatura, y mucha hambre por parte de ésta última.

Un equipo de rodaje se encuentra grabando una película de serie B (Ironic Mode ON) y son atacados uno a uno por una extraña criatura de gigantescas proporciones con cuerpo de Anaconda super dopada y con cabeza de piraña con megacefalia.

La película no deja nada en manos del misterio ni a la imaginación antes de ver a la serpiente ya que desde el minuto cinco podemos ver al bichillo en todo su esplendor y magestuosidad (la escena del helicóptero quedará en los anales de la historia).
 La interpretación de los actores es tan brillante que no entiendo a día de hoy cómo no se llevaron algún Razzie, en serio. La música es de calidad nula y los efectos especiales... los efectos especiales... ¿especiales? La pirañaconda está peor hecha que los dinosaurios de Terra Nova que ya es decir... ¡PEOR! y mejor no hablar de la sangre difuminada con cada ataque del animal jejeje.

El argumento es nulo en el sentido de que casi al comienzo de la película está ya todo planteado y sólo nos queda contemplar cómo van sucediendo las cosas. No hay lugar para las sorpresas excepto cuando te das cuenta de que hay más de un bichito.

Aún así y con todo esto, la película entretiene, te hace pasar un buen rato con amigos y es la excusa perfecta para echarse unas risas viendo cómo se gastan el dinero en estas "joyitas" que por otro lado son necesarias que que hayan películas que brillen sobre éstas.
Recomendada para amantes del cine de serie B aunque para mi, hay joyas del cine de serie B que no merecen ser catalogadas en la misma categoría que esta "Pirañaconda".

Os animo a que la veáis, más que nada para que volváis a leer esta crítica y me digáis si estáis de acuerdo conmigo o no.

Lo mejor: Las risas que me he pegado viendo este experimento bizarro.
Lo peor: Saber que hayan gastado dinero en hacer esto.

Nota: 2

Publicar un comentario en la entrada